Tras el retraso en la celebración de la prueba por el COVID (pasó de julio a septiembre) fueron muchos los participantes que pospusieron su cita con los 226 kilómetros a 2022. Este no ha sido el caso de Alejandro, nuestro valiente motor diésel, que decidió hacerlo igualmente. 

El comienzo del ironman ha sido un poco agridulce debido a la cancelación del sector de natación por la densa niebla en el Lago Ullibarri Gamboa que ponía en peligro la integridad de los participantes ya que no se veía ni la primera boya. 

Así pues, se daba la salida en bici a las 11am para afrontar los 180 kilómetros en un circuito muy rápido y la maratón tendría lugar en un recorrido novedoso que discurre por el parque de Salburua.

Buena media de Alejandro en la bici sacando todo el veneno que lleva dentro pero guardando para la maratón para la que no iba todo lo preparado que le hubiese gustado debido a problemas musculares en las últimas semanas de entrenamiento.

A pesar de todo, finisher de nuevo en una prueba que le ha visto consolidarse como el gran triatleta que es. 

Enhorabuena Alejandro!!!


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.